Economía|10 de junio de 2021

La inflación interanual de Estados Unidos es la más alta desde 2008: ¿Qué pasará ahora?

El índice de precios al consumidor estadounidense alcanzó el 0,6% en mayo y el 5% interanual.

Por Gonzalo Andrés Castillo

 

Hace pocas horas, se dieron a conocer los datos de la inflación de mayo en Estados Unidos: mientras que en el mes el índice de precios al consumidor aumentó un 0,6%, interanualmente alcanzó el 5%, siendo la cifra más alta desde la crisis de 2008. En vista de la grave situación, Dólar Hoy habló con Axel Cardin, estratega de inversiones en Bull Market Securities.

 

"Si bien la suba en la inflación sorprendió, estaba dentro de lo esperado un alza estos meses por la base de comparación y por la gran emisión que han hecho los bancos centrales. Algo que adelantó la propia FED, aunque sosteniendo que esto es temporal y que a mediano plazo veremos una descenso a niveles cercanos al 2%", destacó el economista.

 

Y agregó: "Recién a partir de los datos de junio la base de comparación comienza a ser mejor y deberíamos empezar a ver que el alza en la inflación interanual comience a moderarse. Sin embargo, hay algunos signos preocupantes, que podrían ser un indicio de que parte de esta inflación no es temporal. Por ejemplo, la inflación núcleo, que elimina sectores muy volátiles como la energía o los alimentos, tocó 3,8% anual, el nivel más alto en 30 años".

 

Las posiciones de bonos largas y las acciones relacionadas al sector tecnológico o growth serían las más afectadas

A su vez, el especialista explicó que la inflación en algunos sectores, como los alquileres, está siendo mayor y más persistente de lo esperada, lo que agrava la situación.

 

"Mi impresión es que el mercado estará atento a la reunión y proyecciones del FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto) la semana que viene esperando alguna pista sobre el comienzo del tightening", indicó Cardin.

 

En cuanto a las posibles consecuencias, expresó: "Si en esa reunión no hay ninguna mención a este tema, el mercado podría testear a la FED llevando las tasas largas nuevamente a 1,7% / 1,75% a la espera ya de los siguientes datos donde, por efecto base, debería empezar a calmarse la inflación".

 

Y concluyó: "En caso contrario, las tasas largas podrían seguir subiendo a lo largo del año. En este caso, obviamente, las posiciones de bonos largas y las acciones relacionadas al sector tecnológico o growth serían las más afectadas".