Economía|07 de abril de 2021

Crecieron un 120% los plazos fijos en pesos UVA

El crecimiento tiene que ver con una diferencia en la Tasa Nominal Anual (TNA) respecto de los plazos fijos tradicionales, lo que permitió una suba registrada de $ 57.689 millones más, según el Banco Central.

Por redacción

 

Los depósitos a plazo fijo en pesos "UVA +1%", que ajustan por el índice de precios al consumidor más un 1% anual, superaron los $ 100.000 millones en marzo y, desde diciembre, acumulan un incremento del 120%, por lo que se convirtieron en la opción predilecta de los ahorristas del sector privado para ganarle a la inflación.

 

En ese sentido, según los últimos datos disponibles del Banco Central (BCRA), los plazos fijos "UVA +1%" alcanzaron los $ 106.024 millones al 29 de marzo, unos $ 57.689 millones más (+120%) que a principios de diciembre, cuando habían iniciado el mes en $ 48.335 millones.

 

Este crecimiento se dio también, aunque en una menor proporción, con los plazos fijos tradicionales que en el mismo período crecieron desde los $ 2.077.649 millones a $ 2.503.103 millones (+20,5%).

 

La principal diferencia entre un plazo fijo tradicional y los UVA (Unidad de Valor Adquisitivo) es que la Tasa Nominal Anual (TNA) que paga el tradicional es fija y del 37% para los depósitos de menos de $1 millón -equivalente a un interés mensual del 3,08%- ​mientras que la tasa del UVA varía de acuerdo a la inflación del mes anterior.

La diferencia entre uno y otro es que el tradicional tiene la opción de retirar el depósito a los 30 días, mientras que el UVA tiene como plazo mínimo 90 días, aunque el BCRA fijó la posibilidad de precancelarlo a los 30 días y recibir a cambio un rendimiento del 30,5% anual, o de 2,54% a 30 días, equivalente al 70% de que recibiría si hubiese colocado su dinero en uno tradicional.

 

Ante la aceleración del índice de precios que mide el Indec desde diciembre, cuando el aumento de precios marcó un 4% mensual que se repitió en enero para luego marcar un 3,6% en febrero, el interés de los ahorristas por estos instrumentos creció fuertemente.

 

Para poner un ejemplo: si una persona hubiera depositado $100.000 en un plazo fijo tradicional a 90 días el 1 de diciembre del año pasado hubiera ganado $ 9.250 de interés al vencimiento, mientras que si hubiera hecho en un "UVA +1%" el rendimiento hubiera sido de $ 11.283.

 

Si bien los plazos fijos en "UVA +1%" aún representan un porcentaje pequeño sobre el volumen total de depósitos a plazo, la proporción de depósitos UVA casi se duplicó en los últimos meses al pasar de ser el 2,27% a principios de diciembre al actual 3,95%.

 

"Es obligatorio que los bancos ofrezcan en los homebanking el plazo fijo 'UVA + 1%', con los que las personas reciben la inflación más el uno porciento anual. Es una forma de proteger los ahorros de las personas que creen que no es conveniente la tasa nominal que ofrecen los bancos", aseguró días atrás Miguel Angel Pesce, presidente del BCRA, en una entrevista con Radio con Vos.

 

Según Pesce, que los argentinos apuesten a mantener sus ahorros en pesos y dejen de pensar en el dólar como principal mecanismo de protección es "uno de los grandes desafíos que tiene nuestro país" y que eso depende de que "el ahorrista tenga tasas convenientes y que lo protejan de la inflación, y que se desarrolle el mercado de capitales, no solo como fuente de financiamiento para las empresas, sino para que la gente que pueda ahorrar tenga opciones en acciones, obligaciones negociables u otros instrumentos".

En ese sentido destacó el "crecimiento acelerado" que tuvo el mercado de capitales el año pasado, cuando las colocaciones en Obligaciones Negociables y otros instrumentos de deuda de las empresas se duplicaron, mientras que este año, solo en enero y febrero, ya se colocaron $ 130.000 millones por esta vía.

 

Los argentinos tienen una extraordinaria capacidad para ahorrar y el gran desafío que tienen las instituciones financieras y el mercado de capitales es que ese ahorro se vuelque al financiamiento de la producción y del consumo