Empresas|08 de abril de 2021

Sigue la tensión entre Bolsonaro y Petrobras

El mandatario brasileño opinó ayer sobre la decisión de la compañía de aumentar los precios del gas natural en un 39% y calificó la medida de “inaceptable”.  Por su parte, los directivos de la petrolera solicitaron explicaciones al Ministerio de Energía por las declaraciones del presidente.

Por Ezequiel Riva Roure

 

A pesar de haber cambiado al director ejecutivo de la empresa estatal en febrero, Jair Bolsonaro sigue presionando a Petrobras (NYSE:PBR) por su política de precios.

 

Durante un discurso que brindó en Foz do Iguaçu, el Jefe De Estado manifestó su molestia  sobre los nuevos contratos de suministro de gas de Petrobras que entrarán en vigencia a partir del 1 de mayo.

 

“¡Es inaceptable! ¿Qué contratos son estos? ¿Qué acuerdos fueron estos? ¿Fueron hechos pensando en Brasil?, no voy a interferir en la compañía,  aunque la prensa seguramente dirá lo contrario. No obstante,  esa política de precios debería cambiar”, sentenció el presidente.

 

Poco después de los dichos de Bolsonaro, las acciones de Petrobras registraron un impulso bajista y llegaron a caer un 2,6% en las últimas dos sesiones. Aun cuando el mandatario reafirmó su compromiso de no intervenir, los mercados siguen sin demostrar mucha confianza en que la promesa del gobernante pueda ser mantenida por mucho tiempo.

 

Lo cierto es que Brasil es un país que ya ha tenido varios gobiernos que han optado por controlar los valores de los combustibles, y varios analistas económicos temen que la historia se vuelva a repetir.

 

Petrobras pidió explicaciones

Luego de las quejas del presidente, los directivos de la petrolera solicitaron al Ministerio de Minas y Energía que aclare la situación sobre lo que opinó el mandatario.

 

“Petrobras informa que preguntó a su accionista controlador, a través del Ministerio de Minas y Energía, al que está vinculada la empresa, sobre la existencia de alguna información relevante que deba ser divulgada al mercado”, comentó la prensa de la compañía el miércoles por la noche.

 

El antecedente de febrero

La polémica entre Petrobras y Bolsonaro comenzó hace dos meses, cuando el presidente anunció que reemplazaría al director ejecutivo de la firma,  Roberto Castello Branco, por un general retirado del ejército sin experiencia en la industria del petróleo y el gas, Joaquim Silva e Luna.

 

En aquel entonces, la decisión se tomó luego de que la compañía haya aplicado un alza del 15% en los precios del diésel, ajuste que fue justificado por los aumentos de los valores del combustible en el mercado internacional.

 

La maniobra de Bolsonaro despertó la incertidumbre en los mercados financieros, que empezaron a dudar sobre la postura económica “liberal” del mandatario y las acciones de la petrolera llegaron a desplomarse más de un 22% en una sola sesión.