Mercado|11 de febrero de 2021

Errores comunes a la hora de operar

“El mercado ayuda a los que saben lo que hacen, pero no perdona a los que no lo saben”, dijo Warren Buffet.

Por Agustín Marchetti

Trader

 

Actualmente el interés en el trading se encuentra en auge con sintonía al aumento de los beneficios por los mercados alcistas de distintos activos. Para ejemplificar, el mercado de las criptomonedas, en particular, el bitcoin tuvo un crecimiento de 303% en todo el 2020 y más de un 600% desde el desplome de los mercados en marzo. En este caso, según la Universidad de Cambridge el mercado de criptomonedas concluyó con un aumento del 189% en el número de usuarios de criptomonedas, solo en los últimos dos años.

 

Podemos añadir también la creciente oferta de plataformas de trading y agentes de bolsa con ventajas tecnológicas que se suman al cambio de paradigma y digitalización del sector financiero, estas facilidades están atrayendo a particulares a operar.

 

La mayoría de estos particulares desconocen el camino y el proceso necesario para lograr ser rentables en esta actividad, este desconocimiento puede llevar a fundir cuentas y decepcionarse del trading. Recuerden, toda inversión que implica un beneficio, también supone un riesgo.

 

En este artículo mencionaremos ciertos errores comunes que te pueden perjudicar a la hora de operar.

 

No comprender los activos que operamos

En cada actividad que iniciamos, comúnmente, existe una etapa de preparación para poder afrontar sin dificultad la tarea. Ejemplos hay muchos, cuando iniciamos un negocio, realizamos un estudio de mercado, nos asesoramos con gente especializada, nos informamos sobre el rubro y nos capacitamos, en general los emprendimientos que se inician sin información, preparación y capacitación suelen fracasar rápidamente.

 

Lo mismo sucede con esta actividad, el mercado de capitales nos brinda infinidades de activos donde poder invertir para hacer crecer el capital, conocer y aprender el comportamiento de cada activo en profundidad es clave para poder operarlos correctamente, y no perder dinero por desconocer su funcionamiento.

 

Realizar una inversión sin análisis previo

Ejecutar una operación a ciegas, es irresponsable. La importancia del análisis en una inversión se basa en la primicia de reducir la incertidumbre de los movimientos del mercado para maximizar las probabilidades de obtener una posición correcta y lograr de esta manera un beneficio. Un correcto análisis previo es tan importante como conocer el activo, dado que nos brinda seguridad. El análisis nos permite saber si realmente es una oportunidad de inversión, establecer el precio de compra, stop loss y objetivo de la inversión, por otro lado dependiendo de la estrategia y el análisis vamos a poder determinar cuánto capital estamos dispuestos a comprometer en la posición.

 

En general, nos permite además de realizar mejores inversiones y entradas, nos ayuda a mejorar la gestión operativa de la posición, y reducir malas entradas por sesgos cognitivos.

 

Ausencia de estrategia operativa

Hablamos en el anterior punto de gestión operativa, la estrategia operativa es como nos desenvolvemos dentro del mercado una vez abierta la posición, pre estableciendo ciertos parámetros basados en el análisis previo.

 

Existen 4 puntos esenciales a tener en cuenta para nuestra estrategia operativa: la entrada, el mantenimiento, el seguimiento. cierre de posición.

 

La entrada es ubicar el momento exacto donde abrir posición, establecer ciertas reglas como por ejemplo la segunda vela al alza después de romper una línea de tendencia que indiquen el momento correcto para ingresar al mercado.

 

Una vez dentro del mercado, tenemos el mantenimiento y seguimiento, para el mantenimiento debemos realizar el control de la posición observando si va hacia el camino correcto. Establecer reglas que frenen los movimientos indeseados que vayan en contra de la estrategia y el análisis por ejemplo.

 

Por otro lado, el seguimiento debe establecer pautas donde hacer cambios operativos para acompañar la posición cerrando parte de ella, incrementar la posición, llevar a breakeven, fijar trailing stop, subir stop en ganancias. etc.

 

Por último, el cierre de posición. En este caso la creencia más común es dejar correr las ganancias, pero es muy importante conocer cuánto llevo ganando, que posibilidades tengo para ganar aún más. Muchas veces existen momentos donde salirse del mercado porque cumplió el objetivo es lo más correcto, ya que según tu análisis estarías maximizando beneficios de tu posición y ganando lo que creíste suficiente en un principio, además que te permite hacer caja y poner el dinero en otra oportunidad. En esta situación, hay que tener en cuenta el costo de oportunidad de haber continuado con la posición anterior frente a abrir posición en una nueva oportunidad.

 

No cumplir nuestra estrategia

Realizamos el análisis, establecimos nuestra estrategia. Nuestro siguiente paso es respetar este análisis y la estrategia.

 

No respetar la estrategia suele ser un error muy común en los iniciados. Si nuestras emociones juegan en contra de nuestro plan estratégico, va a interferir con tu perfil como inversor y desviar el objetivo a largo plazo.

 

Si la estrategia te dice que vas a ganar 100 y perder 20, pero cuando ves que va a tocar el stop loss, decidís estirar el stop loss y perder otros 20 esperando esa subida que te salve la operación, ¿y si nunca sucede?. Este comportamiento es un sesgo muy común que nos dificulta aceptar las pérdidas, realmente lo que no estamos haciendo es aceptar nuestra capacidad de análisis y estrategia.

 

No utilizar ni respetar el stop loss y comprometer más capital

Como mencionamos en el anterior punto, lo destacamos, ya que es un error muy común en los iniciados y que además interfiere en el objetivo de ser consistente para el largo plazo.

 

Hay que entender que un buen trader operativo, no es el que nunca pierde, sino que es capaz de escasear las pérdidas, y maximizar los beneficios.

 

El uso del stop loss nos ayuda a indicar cuánto de mi capital estoy dispuesto a perder, estirar el stop loss aumenta el riesgo frente a mi capital total y las pérdidas a asumir. Si no lo respetó, a largo plazo estas pequeñas pérdidas, se acumulan y terminan afectando de manera más agresiva al capital total, por lo tanto incrementa el riesgo de nuestro capital.

 

Una correcta gestión monetaria es vital en el trader ya que nos extiende el tiempo en el mercado y las decepciones por pérdidas excesivas. Lo más importante es salir rápido cuando hay pruebas claras de que se incumple la estrategia y el análisis. Un ejemplo sería, cuando supera el mínimo de la última onda, indicando un posible cambio de tendencia, lo mejor sería establecer en esta parte el stop loss y cerrar la posición si llega a esa zona.

 

Para concluir, el trader que recién inicia en esta actividad debe tener como objetivo cuidar su capital, en otras palabras: Aprender a no perder. El otro propósito es capacitarse y practicar hasta lograr la rentabilidad de forma consistente.