Finanzas personales|22 de febrero de 2021

Cómo ser eficientes para ganar lo que necesitamos

Comenzamos este artículo mencionando la ecuación básica de las Finanzas Personales, así como diríamos, el ABC de la temática es entender que: Ingresos - Gastos = Ahorros.

Por Julián Gómez

Certified International Investment Analyst

 

Particularmente, en esta nota vamos a concentrarnos en la generación de Ingresos. Es muy común en estos tiempos que corren, el percibir que estamos ganando poco en relación al tiempo que trabajamos, a lo que invertimos en capacitación o simplemente a lo que el Mercado está pagando
por ocupar tal posición o rol en la industria para la que brindamos nuestros servicios. Actualmente en Argentina estamos atravesando un fenómeno históricamente conocido: la depreciación del salario real. Esto significa que nuestro salario en moneda nominal cada vez va perdiendo poder de compra. Dicho en otras palabras y llevándolo a un término marginal, nuestro salario por hora, puede comprar menos cantidad de bienes que años atrás. Este es un fenómeno netamente económico muy difícil de evitar.

 

Es dificultoso, no sólo en la industria que nos posicionamos para trabajar o en la empresa que escojamos emplearnos, sino también el obtener un empleo de por sí, ya que cada vez la competencia es más globalizada y cada vez las posiciones exigen mayor capacitación con peor paga. Nos estamos enfrentando a un mundo cada vez más complejo, más competitivo y más tecnificado, donde poco a poco, vemos cómo la robótica, la inteligencia artificial y el “machine learning” comienzan a tomar más preponderancia en tareas antes impensadas.

 

Por lo tanto todo esto hace replantearnos la forma que anteriormente teníamos para generar ingresos (en su concepción básica, emplearnos por una empresa y obtener un salario por las horas trabajadas). Esto nos hace repensar en otras fuentes de ingreso necesarias como por ejemplo invertir en un negocio, crear un emprendimiento u ofrecer servicios.

 

Hoy los tiempos son cada vez más dinámicos, la seguridad lo es todo y el riesgo cada vez es mayor. Con más competencia y desplazamiento de mano de obra ya nadie puede estar completamente seguro de una generación de ingresos estables (salvo excepciones puntuales). Fundamentalmente a lo que apuntamos, es a crear una fuente de ingresos diversificada. Así como un gestor de inversiones sabe diversificar, “no poner todos los huevos en la misma canasta”, como dice el dicho popular, en lo que a ingreso respecta deberíamos comenzar a focalizar en una nueva forma de generar ingresos y no sólo tener una fuente como mencionamos anteriormente.

 

Por supuesto siempre puede y existe una actividad principal en la que invertimos mayor tiempo disponible para dicha generación. Pero debemos crear fuentes alternativas de ingreso pasivo como algunos autores entendidos del tema han escrito, que nos permitan no sólo diversificar sino también hacer más eficiente el tiempo que tenemos disponible. “Ingresos pasivos” se lo denomina a generar valor sin utilizar nuestro tiempo, es decir por ejemplo utilizar dinero ahorrado en una inversión que nos remita una tasa de interés (ej. plazo fijo).

 

Las alternativas pueden ser tan variadas como el ingenio y la búsqueda constante de una generación de ingresos que sea consecuente a nuestras habilidades, conocimientos y desarrollo profesional. Hoy existen muchas herramientas que nos permiten generar dinero implementando poco tiempo, pero siempre el común denominador para poder lograrlo es la investigación constante, la inversión de tiempo para poder desarrollar ya sea en capacitación y experiencia en la creación de buenas fuentes, perdurables, confiables y sobre todo que permitan ajustarse a nuestras capacidades y necesidades.

 

Lograr una buena diversificación es la forma en la que podemos mitigar riesgos y afrontar circunstancias imponderadas muy probables en este mundo dinámico e imprevisible en el que vivimos actualmente.