El Rumor de la City|10 de junio de 2021

El plan secreto de Pesce y Guzmán para controlar al dólar CCL

Por El enigmático de la Bolsa

 

Al día siguiente a la colocación de deuda con la nueva regulación del BCRA que permite usar el encaje de depósitos para invertir en deuda del tesoro, especialmente la deuda CER, el BCRA comenzó a operar instrumentos de tasa fija con vencimiento en 2021. Puntualmente, operó el TO21 que devenga una tasa fija y fue emitido bajo el mandato de Caputo, suscripto íntegramente en ese momento por fondos no residentes, especialmente Templeton, con varias de sus versiones con domicilio en Luxemburgo, fondos especializados en moneda local, entre ellos FTIF TEMPLETON EMB, Global Total Return, Global Balanced Fund y Templeton EM LOCAL CURRENCY, que tienen una tenencia de casi 70 mil millones de pesos.

 

Ahora que el BCRA tiene una curva de tasa fija del tesoro donde puede intervenir en el mercado de PASE para con la banca comercial, comenzó a operar para arbitrar con los TO21 y potencialmente TO23 y TO26. El BCRA no podía intervenir en esta curva porque no tenía un argumento de "mercado", ahora lo tiene, y eso le posibilita planificar la salida de los fondos del exterior previo a las elecciones. 

 

La estrategia de Pesce es darle salida contra pesos y luego colocar los dólares contra C para darle salida en las versiones GD de los soberanos Globales.

 

Guzmán tiene un acuerdo con los fondos no residentes, y el BCRA es el brazo ejecutor de esta estrategia. Obviamente hay un subsidio cruzado, porque si los fondos salieran por mercado, lo harían a precios sensiblemente inferiores, tanto en el desarme de los TO como en la venta de los GD30C. 

 

Esta salida de los fondos, que podría durar varias semanas, es una variable clave para lo que pueda suceder con el contado en los próximos días, a tan solo unas semanas del mayor shock de pesos en el sistema, con aguinaldos, retroactivo de ganancia, y mega vencimientos de deuda en Pesos. 

La mesa del BCRA ha perdido poder de fuego luego de la regulación de Guzmán contra los AL30, donde el BCRA tiene el grueso de su tenencia, bono que ha perdido toda referencia de mercado. De ahora en más, al BCRA no le queda otra que poner los dólares y cruzar los dedos.